jueves, 31 de marzo de 2011

Los peninsulares y los criollos

Los peninsulares o españoles constituían una minoría en la Nueva España y se encontraban en la cúspide de la pirámide social; ellos eran quienes ejercían los cargos superiores del gobierno, civiles y eclesiásticos. Ligados afectivamente y económicamente a la metrópoli, se dedicaban en su mayoría al comercio, la minería o eran funcionarios del régimen virreinal. De ahí que se futuro dependería de los privilegios y premios procedentes de España.
           Mientras que los criollos constituían el grupo social intermedio en la colonia. Excluidos de los altos cargos públicos, los criollos se dedicaban a las actividades agrícolas y comerciales y del bajo clero, el ejército y la administración. Muy pocos lograron alcanzar el nivel social de la clase alta española.
           Los criollos se concentraban en los centros urbanos se dedicaban a las expresiones intelectuales y artísticas. Los había médicos, abogados, escritores y artistas; en el ejercicio de profesiones encontraban la posibilidad de reivindicarse exaltando las cualidades de la naturaleza americana, la singularidad de su pasado t la distinción divina hacia los americanos, cuya máxima expresión fue el culto a Nuestra Señora de Guadalupe.

           Estas diferencias con los peninsulares les hizo tomar conciencia del lugar que ocupaban dentro de la sociedad novohispana y acrecentó sus aspiraciones de desplazar a los españoles y tomar el lugar que es correspondía eolítica, social y económicamente para dirigir el país en que habían nacido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario